HISTORIA

La verdad en ocasiones resulta demasiado cruel, es por tanto, preferible la dulzura de una mentira, de un autoengaño que nos ayude a aligerar la carga. 

Llegará un día en que todo lo que somos y todo lo que fuimos, se extinguirá como una llama mortecina en un último soplido. De algún modo, nuestra impronta quedará en la retina o en la memoria de aquellos que aún en vida nos trataron.

Somos unos ilusos, presos de la mentira de que viviremos eternamente, por ello la muerte siempre nos encuentra, sorprendidos, cuando toca a la puerta. No damos crédito, que seamos nosotros, pues siempre hemos tenido la percepción de que se mueren los demás. 

Hoy apuraba mi café y anotaba en mi libreta de los sueños. Realidades ignotas por realizar, por materializar. Sueño con no equivocarme tanto, al menos con las personas que me aprecian. Quisiera no ser un puente tendido entre dos mundos, pues el vértigo de la caída me angustia, ya caí una vez y una segunda podría ser definitiva.  

La gente me ve normal. Ajenos al sufrimiento que trato de vencer. Es una lucha o un trabajo interno, que en ocasiones no obtiene sus frutos. Entonces me veo desbordado y me siento como un despojo sin capacidad de asirse a nada concreto. Todo son fabulaciones, eternas promesas que rara vez se cumplen, que se apagan, pero que al rato prenden, como un rastrojo, que crece para devorarme de nuevo.

Pero aquí, en este mundo de mentiras, he aprendido a fingir la sonrisa, hasta tal extremo, que la mueca se ha petrificado en mi rostro como si esta fuera parte de una máscara, propia de un títere que baila al son de los hilos que mueve quién sabe qué. 

Y es que durante todo este tiempo, me he dado cuenta, de que no somos imprescindibles, o que lo somos en la medida que servimos a una historia. Formamos parte de algo más grande, de la trama universal, que hilvana con nuestras pasiones y deseos, los nudos que sostienen nuestra realidad. 

Y uno de esos nudos, tan característicos, es el que hace que me levante, alce la vista al cielo gris, y comience a caminar a ritmo cansino, esperando tal vez, el final de una historia que jamás será contada.

103 Vistas

¡Comparte!

2 comentarios en «HISTORIA»

  1. “El que espera desespera y el que busca encuentra”, deseo que tu nudo de pasiones encuentre su destino y sea de una vez desenredado… porque sí los nudos de la vida son los deseos por los cuales escalamos cuando esta nos da un revés y tenemos que andar por un tiempo a contracorriente hasta recuperar fuerzas y volver a hilar nudos para cuando así de nuevo otra vez lo necesitemos, pero siempre habrá alguien especial que nos ayude a hilar sueños esperanzadores de una forma dulce, y en la escalada de un momento amargo nos señalice el camino y nos dé su sólida mano. Yo quiero ser esa persona para ti… porque tú ya lo eres para mí, me enseñaste que no importa si eres mi pareja o mi amigo… porque me demostraste que lo de verdad importa es medir las palabras ajustándolas al momento, tono y lugar apropiados y sobre todo la sinceridad del sentimiento, yo consumo más cosas banales… no sé si porque tengo más carencias, para mantenerme unida al mundo, o para no tener mi cabeza demasiado en las nubes, como haces tú, aunque hoy me prometí a mí misma llenarme tanto de mí, que yo sea mi propio globo aerostático y mi principal ancla, sin necesitar mucho más que cultivar mi esencia e inteligencia en soledad, sin importarme andar por el mismo pedregal que tú, quiero además decirte que esta vida todo es una sorpresa, lo que pasa es que hay sorpresas parecidas y sorpresas novedosas, pero nunca des nada por hecho, porque ten en cuenta todo es nuevo, cada momento es un regalo, disfruta de la vida así, sorpréndete todo lo que puedas, porque siempre habrá una esperanza y un propósito y si se te olvida yo estaré aquí para recordártelo mientras viva, nuestra unión a mí es la más IMPORTANTE, garcias por tu amistad. ¡te quiero!.

    Responder

Deja un comentario

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad