MANIFIESTO HACKER


Mi nombre no importa. Soy lo que algunos llaman un hacker. Una palabra que etiqueta a muchos pero que no dice nada de mí. Al menos de lo importante. Vivo en y para el conocimiento, soy consciente de que la mayoría no lo comprenderá. Es un estilo de vida poco familiar, apenas me relaciono, y si lo hago es por el puro interés de apropiarme de alguna información, que de otra forma no me sería accesible. Habito en bibliotecas públicas, estudiando protocolos de comunicaciones, para explotar sus vulnerabilidades, y mostrar al mundo la futilidad de la autodenominada seguridad informática.

Ahora he encontrado un hueco en la madriguera. Hace tiempo, que me separé del rebaño, y eso me hizo extraño ante el espejo. La barba abundante me recuerda lo alejado que me encuentro de aquel bisoño programador, que anhelaba comerse el mundo. En realidad podría considerarme un dios dentro de mi universo particular. Ando sumergido y fascinado en un campo de estudio inagotable. La computación cuántica. Hace un par de años, me fije en este paradigma, y desde entonces he ido dedicándole más y más tiempo de estudio. El problema es fabricar un artefacto partiendo de cero, en mi caso el Everest de mis propósitos. Ya que abarca  un espectro multidisciplinar muy amplio. Por ello, lance un llamamiento en la Deep Web. Y lo que empezó como un juego se fue convirtiendo en algo muy serio.

El proyecto digamos que se me ha escapado de las manos, y me ha obligado a delegar dada su extrema complejidad. Afortunadamente, otros tipos como yo, han tomado el testigo, y juntos hemos logrado crear un prototipo de máquina virtual para simulación cuántica de entornos de realidad no reducible. La interfaz, consiste en unas gafas oscuras con un sensor y un electrodo conectado a la sien. El sujeto debe estar dormido, para lo que utilizamos unos fármacos específicos. Una vez relajado, es el grupo el que controla los parámetros del sujeto, en el contexto virtual, siendo la arquitectura lógica, y su base algorítmica, la clave para engañar a la mente, haciéndole pasar por una serie de pruebas que el identifica con circunstancias habituales y cotidianas de su propia vida.


333 Vistas

¡Comparte!

Deja un comentario