AURORA

DISTOPÍA TRANSHUMANA

Las baterías biónicas de cobalto se activaron en el instante programado. Los terminales visuales se abrieron como el objetivo de una cámara Reflex. Un test de arranque activó la CPU y el chip emocional comenzó a enviar datos a través de millones de conexiones de fibra óptica. La respuesta apenas duro una millonésima de segundo.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad